Marketing para Fotógrafos
Enero 31, 2017

Montar un estudio fotográfico sin morir en el intento

Por Sonia Almudévar, de Diseñarte Fotografía.

 

Lo tienes claro: quieres ser fotógrafo profesional y tener tu propio estudio. Te has formado mucho, has trabajado para otros durante un tiempo, has ahorrado y ahora, por fin, estás en disposición de montar tu propio estudio fotográfico. Pero no sabes por dónde empezar. Tranquilo, a todos los fotógrafos que conozco les pasó exactamente lo mismo. En este artículo vamos a intentar detallar todo lo que vas a necesitar.

Para montar un estudio fotográfico tenemos que tener en cuenta varios factores: por un lado los aspectos técnicos, (el estudio y el equipo que vas a necesitar) y por otro, los aspectos legales y económicos a la hora de constituir tu negocio.

El Estudio

Empecemos por el estudio fotográfico. Necesitaremos un espacio no muy grande, pero suficiente para el tiro de cámara, unos 20-25m2. Si no disponemos de un espacio fijo para el estudio (que sería lo ideal) hay que tener en cuenta a la hora de elegir el equipo, que sea lo más liviano posible, para montar y desmontar rápidamente.

 

montar estudio fotográfico

 

Lo más importante para el plató fotográfico es la iluminación. Esta pueden ser luz continua o flash. Si podemos tener las dos, estupendo, pero si tenemos que elegir, el flash, sin duda alguna es fundamental. Su versatilidad tanto para retratos más posados o bodegones, como para retratos con movimiento le hace imprescindible. La luz continua es muy interesante para fotografías sin movimiento en las que la poca profundidad de campo sea fundamental, como determinados bodegones o retratos. Pero no hay que olvidar que la luz continua tiene muy poca potencia y si no queremos trabajar a ISO muy alto ni velocidades muy bajas, nos limita un poco aunque nos da un punto creativo muy interesante.

Para el espacio del que hemos hablado anteriormente, con unos flashes de una potencia entre 200-300W es suficiente, salvo que tengamos un espacio diáfano muy grande. Una potencia superior a 400W no tiene mucho sentido puesto que tendremos que bajar bastante la potencia del disparo. Para modificar la luz de los flashes deberemos tener, al menos, una ventana grande para crear luz difusa y varios paraguas, éstos son muy baratos, así que no os privéis de comprar más de uno. Una vez que el negocio esté en marcha y las condiciones económicas lo permitan, podemos adquirir más material fotográfico como “snoots”, “beauty dish” y geles, pero para empezar con un par de flashes, una ventana y un par de paraguas tenemos suficiente.

 

flashes fotografía

 

El siguiente paso es tener un fondo para nuestras fotografías. Si no queremos invertir más dinero, con unas paredes lisas blancas nos valdría, pero yo recomiendo tener siempre unos fondos a mano para que pared y suelo tengan una continuidad. Hay muchos tipos de fondos: fondo de obra (ciclorama), fondos de tela, fondos de papel, de vinilo, pintados, etc… ¿cuál elegir? Después de probar prácticamente todos, me decanto por el fondo de papel. Es un fondo mate, no produce brillos como pasa con el vinilo o las telas y a la larga es el más económico, cuestan unos 70€ y tienen 11 metros de largo. Si tenemos cuidado con ellos nos durarán más que otros, pero hay que tener en cuenta que después de cada sesión hay que cortar, mínimo, un metro o metro y medio de papel porque se ensucia mucho. Para sujetar los fondos existen unos expansores que se introducen por los lados y estos se sujetan con unos ganchos que pueden ir a la pared, al techo, sujeto con trípodes o con una especie de monopie llamado “autopoll” que son unas barras que se expanden entre suelo y techo, estas últimas son mi recomendación.

 


 

 

adminphoto

El Software de Gestión que está cambiando la vida a miles de Fotógrafos de todo el mundo

  • Gestión de Clientes, Presupuestos, Pedidos y Facturas
  • Agenda con Citas y Sesiones Fotográficas
  • Informes de Ingresos y Gastos, Ventas por Producto, etc.

DESCUBRE MÁS


 

Coste Económico

¿Cuánto me va costar montar un estudio fotográfico?, Aquí ocurre como con las cámaras de fotos, podemos gastar mucho, todo lo que queramos o podamos, o intentar abaratar al máximo, así que en ese punto es en el que me centraré. Existen kits muy básicos por internet que incluyen flashes, fondos y en algunos casos portafondos a partir de 100 €. Es cierto que no van a ser primeras marcas, pero para empezar pueden servir. Por unos 250€ ya encontramos kits un poco más elaborados que incluyen ventana y paraguas. Para empezar dos flashes serían suficientes, así que mi recomendación sería esta. Si no disponéis de mucho espacio para almacenar todo el equipo fotográfico otra opción para comenzar serían los flashes de mano, evidentemente la potencia es menor que los de estudio pero funcionan bastante bien y tienen la ventaja sobre los otros de poder sacarlos a exteriores puesto que no necesitan alimentación eléctrica.

 

materiales fotógrafos

 

En resumen y estimando todos los elementos nombrados anteriormente podríamos estar hablando de unos costes de equipo de unos 300€ para poder ir empezando (sin contar cámara fotográfica, se entiende). Lógicamente según sigan saliendo trabajos y vayamos ingresando ese equipo se puede ir mejorando hasta mucho miles de euros, pero creo que, sinceramente, para empezar es una cifra muy interesante.

¿Autónomo o Empresa?

¿Qué necesitamos para ejercer de fotógrafos? Lo primero hay que decidir si nos damos de alta en autónomos o creamos una empresa. Si vais a empezar sin asociaros con nadie lo ideal es el régimen de autónomos. Para empezar este es el que interesa, sobretodo porque no sabemos lo que vamos a facturar hasta que el negocio tenga un poco de rodaje. Si una vez funcionando las cosas, nos van bien y necesitamos contratar gente, entonces sí deberíamos plantearnos crear una sociedad y darnos de alta en el registro mercantil. Así que empezaremos siendo autónomos y para esto hay que seguir unos sencillos pasos:

– Darse de alta en Hacienda en el epígrafe correspondiente.
– Darse de alta en la Seguridad Social, más el pago de autónomos. El pago mínimo de autónomos es de unos 250€, pero varía según Comunidades Autónomas y según las modificaciones que van haciendo.

 

fotógrafo autónomo

 

De cara a Hacienda tendremos una serie de obligaciones como la declaración trimestral de IVA y las declaraciones trimestrales de ingresos y retenciones de IRPF. Hay que tener en cuenta que si trabajáis para particulares (por ejemplo unos clientes de una boda) no tendréis que incluir el IRPF puesto que ellos no presentarán esa factura en ningún sitio (salvo que sean autónomos también). Así que a la hora de fijar vuestros precios acordaos de que el 21% de IVA no es vuestro, es de Hacienda. Es un consejo fundamental puesto que tendemos a pensar que el importe total es dinero ganado, mucho cuidado con este punto que luego vienen muchas sorpresas al final del trimestre. Si tuviéramos un local alquilado también hay declararlo.

Y si los papeleos os superan, no dudéis en utilizar en utilizar un software de gestión que os ayude en vuestro día a día. Yo os recomiendo AdminPhoto puesto que podéis crear, guardar y llevar siempre con vosotros los datos de vuestros clientes, presupuestos, facturas, sesiones, citas, etc. Y si vais a empezar en este mundo podréis gestionarlo todo desde el primer día, de forma sencilla sin complicaros con la fijación de precios, la creación de presupuestos o la facturación.

 

Por último, como aspecto legal de vital importancia, no se pueden olvidar los contratos. Hay que hacer siempre contratos con los clientes y con los modelos, para protegerse contra cualquier malentendido que pueda haber. Con los contratos siempre estaremos asegurando nuestro trabajo. Y si trabajamos en algún momento con menores de edad como modelos, es imprescindible un contrato indicando que lo son y firmado por los tutores legales.

Como consejo final, os recomiendo que todo lo que compréis, tanto cámaras, como equipo de estudio y ordenadores, lo incluyáis en gastos de empresa como inversión, no como gasto sin más, para poderlo amortizar en varios ejercicios. Y no se os olvide asegurar vuestro equipo ante robo, pérdida o similar y contratar un seguro de responsabilidad civil para estar cubiertos por si alguien sufriera un percance dentro de vuestras instalaciones. Por unos 150€ anuales tenéis este tipo de seguros.

Espero que con estos datos y estos consejos os animéis a entrar en este maravilloso mundo de la fotografía, que aunque es duro y el mercado está saturado, si conseguís haceros un hueco, es un trabajo apasionante.

 

 

 

Sonia Almudévar es socia cofundadora de Diseñarte Fotografía, empresa dedicada a la fotografía social en Madrid.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las cookies, en función de nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies