contrato fotografico
El Contrato Fotográfico: ¿qué ha de contener?
octubre 29, 2018

Fotógrafo, ¿sabes facturar correctamente en España?

facturas de fotografos

Como fotógrafo profesional, seguro que alguna vez te han surgido dudas en el momento de confeccionar alguna factura. Y es que realizarlas una a una no es una tarea sencilla, y el proceso se complica conforme aumenta el volumen de tu negocio. Adicionalmente, otra de las dudas más frecuentes entre los fotógrafos es la que tiene que ver con la conveniencia o no de convertirse en autónomo.

Pues bien, de forma generalizada, se entiende que no es necesario darse de alta como autónomo, y por tanto cotizar y abonar la tasa mensual correspondiente, si no se alcanza un nivel de ingresos derivado de la actividad profesional superior al Salario Mínimo Interprofesional (SMI), o si no se factura de forma recurrente.

Así, si mensualmente no superas los 735,90 euros, o anualmente los 10.302,60 euros (correspondientes a 14 pagas), no será necesario que des este paso todavía. Si, por el contrario, estás seguro de que superarás estas cifras, tienes dos opciones:

1. Darte de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA).
2. Crear una empresa.

La opción que elijas dependerá de varios factores, y uno de ellos es la necesidad o no de contratar empleados. Una vez que hayas escogido la forma legal adecuada para desarrollar tu actividad como fotógrafo profesional con todas las garantías, es conveniente que tengas en cuenta estos útiles consejos para no tener problemas fiscales ni con tus clientes.

 

¿Cómo emitir tus facturas?

Deberás asegurarte de que todas tus facturas contengan los siguientes elementos:
• Una numeración correlativa.
• Tus datos fiscales y los de tu cliente (nombre completo, CIF o NIF, dirección…).
• Los conceptos o servicios que son objeto de la facturación.
• El precio de cada uno de los servicios.
• El desglose del IVA y del IRPF, si procede.

Este último apartado merece especial meción. El IVA debe aplicarse siempre, en todas las facturas, y su importe corresponde al 21 % del importe total. En cuanto al IRPF, se trata de una retención del 15 % que deberás aplicar solo cuando prestes servicios a empresas o profesionales. Y este importe se reducirá al 7 % durante tus tres primeros años de actividad como autónomo.

 

Utiliza programas de facturación

Existen en el mercado muchos tipos de software que ayudan a los profesionales a realizar un seguimiento de su facturación. Ten en cuenta que, sin este tipo de programas, puede resultar un proceso muy tedioso y complicado, sobre todo cuando has alcanzado cierto nivel de actividad. Con estas herramientas podrás también aprovechar las ventajas de la factura electrónica, que tiene exactamente la misma validez que la factura en papel.

Adminphoto, el software de gestión para fotógrafos, podrá ayudarte en esta y otras tareas relacionadas con tu actividad profesional.
 
 

 

¿Sabes que con AdminPhoto puedes facturar fácilmente?

 
 
En esta sección puedes encontrar todo lo relativo a esta funcionalidad de nuestro software:
 
FACTURACIÓN DE FOTÓGRAFOS

 
 
Y aquí pues ver el vídeo explicativo:
 

 
 
Pruébalo Ahora  
 

 
 

Lleva el control de los ingresos y los gastos

Aunque no es estrictamente necesario, sí es muy conveniente que lleves un control de todo lo que ingresas, y también de lo que gastas como fotógrafo profesional. Este control de ingresos y gastos es fundamental para realizar de forma correcta tus declaraciones fiscales sin correr el riesgo de equivocarte. Esto también lo puedes gestionar con AdminPhoto.
 

Presta atención a las exigencias legales

Existen ciertas exigencias para los autónomos o empresas que hay que tener presentes, por si se reúnen las condiciones necesarias para tener que hacerles frente. Por ejemplo, si tienes algún cliente al que le facturas más de 3.000 euros anuales, será necesario que cumplimentes el modelo 347 que la Agencia Tributaria pone a tu disposición. Esta exigencia no tiene ninguna implicación práctica, es solo informativa.
 
Como ves, facturar correctamente en España no es complicado, solo es necesario que te rodees de las herramientas necesarias y que tengas en cuenta en todo momento la normativa vigente.