ayudas creacion negocios fotograficos
Ayudas en España para la puesta en marcha de tu negocio fotográfico
octubre 22, 2018
facturas de fotografos
Fotógrafo, ¿sabes facturar correctamente en España?
noviembre 8, 2018

El Contrato Fotográfico: ¿qué ha de contener?

contrato fotografico

Si tu afición por la fotografía ha pasado de ser un hobbie a una ocupación, un trabajo que te proporciona la mayor parte de tus ingresos al final de cada mes, seguro que te has dado cuenta de que hay muchos aspectos legales o burocráticos que has de tener presentes en tu día a día. Uno de ellos es la redacción de contratos fotográficos.

Conforme cualquier profesional de la fotografía avanza en su negocio, toma conciencia de que es mejor tomar ciertas medidas o precauciones, si quiere evitarse sorpresas, problemas o malentendidos. Y es que no es infrecuente que algún cliente entienda que va a recibir más servicios de los que en principio se pactaron, o que se produzcan discusiones sobre cuándo es el momento de realizar el pago.

Para evitarlo, lo mejor es optar por firmar un contrato fotográfico. Así, se dejarán bien claras y por escrito todas las condiciones y los detalles del servicio que vas a ofrecer a cada cliente. Pero, ¿sabes exactamente qué apartados debe contener ese contrato?

A continuación, te contamos cuáles son los más importantes.

 

1. Los datos personales

Lo primero es identificar a las partes. Por un lado, deberás incluir tus datos personales (nombre, apellidos, DNI o NIF y teléfono de contacto) y los de tu cliente. Y, por otro lado, es importante también indicar la fecha y el lugar en el que se va a proceder a firmar el contrato.

 

2. La descripción del servicio

Esta es una de las partes fundamentales del contrato fotográfico, en la que establecerás exactamente qué servicios vas a prestar a tu cliente. Trata de ser lo más descriptivo posible, para que no haya luego malos entendidos.
 

3. El precio del servicio

Junto a las descripciones de los servicios, habrá que incluir el desglose de sus precios. Crea tantos epígrafes como sea necesario, para que quede bien claro cuánto cuesta cada uno de los servicios. También es importante que expliques si el precio es por proyecto o por horas, y si el importe final incluye impuestos o no.
 

4. Los términos o condiciones del pago

Habrá que pactar cuándo y cómo se va realizar el pago por los servicios prestados. Esto puede hacerse al final de la prestación del servicio, o bien dividir el pago entre uno inicial y otro al final. No olvides incluir, si procede, la fecha límite de pago que el cliente deberá respetar, si no quiere abonar un recargo.
 
 
 

 

¿Sabes que con AdminPhoto puedes gestionar tus Contratos de forma eficiente y sencilla?

 
 
En esta sección puedes encontrar todo lo relativo a esta funcionalidad de nuestro software:
 
GESTIÓN DE CONTRATOS FOTOGRÁFICOS

 
 
Y aquí pues ver el vídeo explicativo:
 

 
 
Pruébalo Ahora  
 

 
 

5. Plazos y forma de entrega

¿Cuánto tardarás en tener listo el trabajo? ¿En qué formatos entregarás el material al cliente? Todo esto hay que especificarlo claramente en el contrato fotográfico.
 

6. Derechos de autor y licencias

Sobre todo si se trata de un trabajo publicitario o si vas a querer incluir las fotos o vídeos de un proyecto en tu portfolio, es útil que aclares en el contrato quién conserva los derechos de autor y qué licencias entran en juego.
 

7. Protección de datos

La política de protección de datos es cada vez más importante, sobre todo en Europa, donde la normativa al respecto es muy exigente. Revisa todo los relativo a las leyes de tu país en cuanto a protección de datos de tus clientes y tenlo en cuenta a la hora de redactar el contrato fotográfico.

8. Política de cancelación o incumplimiento

 
Para garantizarte cierta cobertura en caso de que el cliente se eche atrás o para limitar las acciones que este pueda emprender contra ti si eres tú el que, por motivos de fuerza mayor, no vas a poder ofrecer finalmente el servicio, es clave incluir una política o cláusula de cancelación o incumplimiento de contrato.

Ahora que ya sabes cómo redactar un contrato fotográfico y qué datos incluir en él, aparta de tu mente la idea de que se trata de un paso innecesario. Lejos de llevarte mucho tiempo o generar desconfianza entre tus clientes, lo que lograrás es proyectar una imagen mucho más seria y profesional y ahorrarte disgustos, horas de discusiones y negociaciones interminables.